mercoledì, novembre 26, 2014

Odio

La bestia hermosa del amor
alberga una simiente despiadada
presta a destilar su ámbar funesto
a o largo y ancho de la tierra.
Un desaire suyo
y todo quedó consumado.

Malentendido

El sonido de las plumas al caer
me recuerda la mortalidad de los seres fabulosos
que surcan los cielos sin instrucción
encontrando la belleza en sus más perfectas formas.
Al calor de una ardua jornada ,
empapada de sudor, duda y frustración,
la visión descarnada de los ideales cándidos
-del sueño romántico, del primer amor-
parece ser el regalo más sincero y oportuno.
Los cantos melódicos de las aves migratorias,
lejos de alimentar en mí un deseo de apareamiento
me recuerdan la marca incandescente
del malentendido en el cuerpo.
Atravesada por la magia del alba,
poniendo a andar de nuevo la máquina del mundo,
pregunto si acaso podría escribir de a dos
la fórmula para despertar el alma.
En la geografía del amor
apenas puedo romper las cadenas
de aquellos decires maternos,
mis deseos infantiles ahora yertos.
Desnuda, frente a los ojos de aquellos
en los que busco la pasión
todavía espero el signo de una aquiescencia a toda prueba.
Contemplando las cumbres de aquella montaña
donde imagino el sentimiento oceánico
capaz de restituirme la fe en el mundo
intento escribir un verso que me permita hablar contigo.
El sonido de las plumas al caer me da fuerzas.


martedì, novembre 25, 2014

Felino

Una bola de luz insiste
en el pozo trémulo de sus ojos inquisidores,
como si al final del túnel de esta vida
esperara la promesa, la plenitud, una sonrisa.
Sea en la tierra o en el aire,
-siempre de noche-
en la melodía de su andar desenvuelto
se hace sentir el misterio de un corazón demasiado lúcido.